miércoles, 28 de noviembre de 2012

The Legend of Zelda: Skyward Fail

El último juego de la saga generó un gran entusiasmo desde el momento en el que se anunció. Era el primer Zelda exclusivo para Wii y las expectativas eran muy altas. Por lo general el juego cosecho muy buenas críticas y no defraudó. Sin embargo, sí que lo hizo en mi caso.

El principal problema es que no logré engancharme a él, algo que nunca me ha pasado con un Zelda. De hecho, estuve a punto de dejarlo varias veces, pero me obligué a seguir avanzando –he de confesar que Nekouji me pasó las partes más coñazo y gracias a él pude terminar-. Creo que lo que provocó todo ésto es que no me sentía jugando a un Zelda, sino a otro juego de otra saga, ya que no me transmitía esa sensación de jugar a algo épico, salvo un único momento –para no entrar en spoilers, decir simplemente que fue después de pasarme la tercera mazmorra-. Ni siquiera el final me hizo sentir escalofríos.
DERP
 Otro problema es la historia. Se supone que Skyward Sword explica los orígenes de la saga. Más bien diría que lo que hace es mostrarnos el inicio de la saga, pero explicarnos nos explica poco. Aparte, añade elementos nuevos que no me parecen necesarios, cómo una nueva diosa, Hylia, que levantó la tierra de Altárea después del enfrentamiento con el malvado de turno para salvarla de la destrucción. Y se explica de nuevo el traje de Link. Ya no viene por los Kokiri del Ocarina of Time, sino que es porque los caballeros de Altárea lo llevan.

Hyrule es otro de los problemas. Aunque todavía no existe como reino, ya lo empezamos a explorar en este título. Mientras que en otros juegos de la saga Hyrule tenía un montón de zonas, Skyward Sword nos ofrece tres: El bosque, el volcán y el desierto, aparte de Altárea, la única ciudad del juego. No tendría porque ser un problema –Majora’s Mask tiene 4 áreas aparte de la ciudad- pero lo es al ser lugares sin ningún carisma. No nos encontramos casi a nadie, y los pocos que nos encontramos no tienen carisma. En el bosque tenemos a unos “kiwis”, en las montañas unas ratas y en el desierto unos robots, los únicos que me gustaron. Estas razas no tienen demasiada importancia y no aportan originalidad a cada zona. No me malinterpretéis y penséis que si me sacan de los Goron o Zora ya odio las razas nuevas, ya que no es correcto –por ejemplo, los Orni del Wind Waker son de mis razas favoritas-, el problema es que no me gusta que no nos aporten nada y pasen un poco de largo.
¿Puede alguien acordarse del nombre de este bicho sin buscar en Google?
 No todo es malo, obviamente. El control me parece bastante acertado, si bien cansa después de estar un rato jugando. Las nuevas armas o la opción de correr es un buen paso para no estancarse con la saga. También Altárea me gustó mucho, con sus sidequest y su mercado dónde podemos mejorar nuestro equipamiento. Estos detalles ayudan a que la saga vaya avanzando y gane en originalidad, pero no ayudan a contrarrestar lo dicho anteriormente.

Para acabar, aclarar que Skyward Sword no me parece un mal juego. Creo que lo han creado con mucho cariño y esmero y que el resultado final es muy bueno. Lo que me parece es un mal Zelda, ya que no me ofrece una historia épica, lleno de momentos emocionantes y de personajes o lugares carismáticos y con vida. Al menos, espero que haya servido para que Nintendo experimentase con la jugabilidad y que en el siguiente juego se centren más en otros aspectos para que no parezca un Wii Play.

3 comentarios:

  1. En mi caso, supera con creces al Twilight Princess (que no es malo, pero me aburrió a ratos). Skyward Sword es para mí la obra magna de Wii, tanto en su estilo personal, el nuevo diseño de las mazmorras, una Zelda más campechana y un origen que si bien no desvela todo, sí complemente perfectamente la saga.

    ResponderEliminar
  2. Estaba echándole un vistazo al blog, al que he llegado "de rebote" desde destino-rpg, y me he sorprendido gratamente al encontrar este artículo. Aunque sea un poco tarde para decirlo, me alegra encontrar a alguien que comparte mi opinión sobre este juego, que supuso un descenso de calidad de la saga. Ya empezaba a pensar que era el único que tuvo que esforzarse para pasárselo (aunque yo también el recurrí al "esto es insufriblemente aburrido, hazlo tú, por favor"). Por cierto, en mi opinión la banda sonora también es considerablemente inferior a lo que nos tenía acostumbrados la saga. No es que sea mala, es simplemente que tampoco es buena, simplemente acompaña sin conseguirnos hacer sentir nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que se me olvidó por completo mencionar la banda sonora, y estoy totalmente de acuerdo contigo. Normalmente escucho la música de los juegos que me acabo de pasar durante una temporada y esto no ocurrió con Skyward Sword. Creo que el único tema memorable -que recuerde- es el tema principal.
      A ver que nos espera en el nuevo Zelda de Wii U, esperemos que sepan aprovechar los cambios buenos de Skyward y no nos decepcione.

      Eliminar